miércoles, 15 de agosto de 2012

Consecuencia

3 comentarios:

- fenival - dijo...

Hay que ser ateo sólo hasta el límite previo a la estupidez. Los realmente est****os creen en amigos imaginarios colectivos.
¡Saludos!

Juan Carlos Rojas dijo...

Me cargan los ateos; viven hablando de Dios.

july salazar dijo...

A mi lo que de verdad me parece ofensivo es que los ateos militantes se ufanan de su superioridad intelectual, pero esta no les da para respetar el libre pensar de los demás, si van a opinar que sea con respeto. Las burlas hacia los creyentes solo los hacen iguales a ellos. Y bien que los ateos no trabajan el 25 de diciembre. Valga aclarar que no soy cristiana ni creyente de ningún tipo, pero tampoco soy atea fanática, me gusta respetar las libertades personales.